¿Sabías que el 90% de la información que necesitamos para conducir la recibimos a través de nuestra vista? Mientras se conduce la visión es esencial ya que se ve obligada a adaptarse rápidamente a un entorno que por la velocidad cambia más rápido que en condiciones normales (andando, corriendo). Si a esta situación se le añade algún problema ocular, el resultado es el descenso en la seguridad del automovilista. Sin embargo aún hoy un automovilista de cada 3 podría ver mejor pero lo ignora, así como uno de cada 20 ve muy mal y también lo ignora.

A pesar de la importancia demostrada de la visión durante la conducción, el 25,7% de los españoles de entre 18 y 30 años nunca se ha sometido a un examen visual, por ello es muy importante la realización de revisiones visuales anuales para detectar cualquier tipo de problema lo antes posible. Cualquier alteración ocular o enfermedad provoca una visión de peor calidad y multiplica el riesgo de sufrir cualquier tipo de percance en la carretera ya que en esas circunstancias resulta más difícil calcular distancias, conducir en situaciones adversas…

Al contrario de lo que se puede pensar, para conducir, se requiere más una visión de calidad que de cantidad, es decir debe existir un equilibrio entre los distintos campos de la visión ( agudeza visual, campo visual, profundidad…) y la cantidad por la agudeza visual. Es esencial que la agudeza visual sea la mejor posible, es decir que no exista ningún problema visual, ya que el tiempo de reacción desde que se detecta el objeto debe ser el menor posible.

VISIÓN NOCTURNA

No sólo se han de tener en cuenta los problemas oculares como incentivo de riesgo en la conducción, sino que también hay que considerar otra serie de factores que afectan, y mucho, a la conducción segura. Uno de ellos es la noche, conducir por la noche implica manejar el vehículo en unas condiciones que no son óptimas para la visión. De hecho la proporción de accidentes mortales crece de forma notable durante la noche, entre otras cosas porque la agudeza visual se reduce un 70%, y el sentido de profundidad es 7 veces menor, es decir que se reduce nuestra capacidad para detectar objetos y su distancia. Por ello no es de extrañar que el 86% de los españoles prefieran viajar de día frente a un 13% que se decanta por la noche.

Conducir de noche exige, si cabe, un mayor esfuerzo visual ya que la noche elimina gran parte de los contrastes, perjudicando el sentido de la profundidad y del movimiento (imprescindibles para evaluar distancias). Si a la conducción nocturna se le añaden condiciones meteorológicas adversas la capacidad de visión no será óptima ni mucho menos, por lo que toda precaución será poca: moderar la velocidad, mayor atención a la carretera y en casos extremos detener la marcha hasta que las condiciones mejoren para una óptima visión nocturna.

LA VELOCIDAD ADECUADA PARA VER BIEN

No sólo hay factores externos que pueden afectar a la visión en la conducción, sino que también hay factores que dependen de la persona para tener una visión óptima. La velocidad es una de las causas más frecuentes de mortalidad en carretera, y es que a mayor velocidad, más “rápido” se tendrá que ver. Conducir dentro de los límites establecidos no es una decisión caprichosa ya que afecta a muchos elementos de la conducción, entre ellos el campo visual, poniendo en peligro la seguridad al volante. De esta forma es importante percibir lo más rápido posible cualquier elemento o situación que se de en la carretera, ya que de esa forma se tendrá más tiempo para reaccionar oportunamente. No se trata de mirar demasiado tiempo a un punto, sino de mirar a muchos puntos el tiempo suficiente para percatarse de la situación.

Y es que hay informes que indican que el campo visual se reduce, hasta 75 grados a medida que se aumenta la velocidad durante la conducción, lo que se conoce como “campo de visión cinético”. Como ejemplo, en un desplazo a 35 km/h el campo de visión es de 100 grados, pero si aumentamos la velocidad hasta los 100 km/h, este se reduce 30 grados.

LA INFLUENCIA DEL ALCOHOL

Seguramente uno de los factores que más afectan a la visión es el alcohol. Desgraciadamente la ingestión de bebidas espirituosas se encuentra presente en un gran número de accidentes de tráfico , ya que a poco que se beba se generan unos efectos, que en mayor o menor grado, afectan a la conducción: descoordinación de movimientos, fallo en la percepción… Respecto a la visión se dan una serie de efectos concretos:

  • Reduce la agudeza visual.
  • Puede causar visión doble.
  • Errores en el cálculo de distancias.
  • Reduce el campo visual.
Cabe señalar que, según estudios profesionales, una distracción en la conducción a 90 km/h de sólo tres segundos, supone que la persona al volante conduce a ciegas durante 75 metros. Si a ello se suma los efectos del alcohol, se acabaría realizando una conducción a ciegas...

Fuente: cuidatuvista.com