Para quienes no gustan de gafas o anteojos, los lentes de contacto pueden ser una alternativa cómoda y efectiva para corregir problemas comunes de salud visual. Es importante que tengas ciertos cuidados al manipular y limpiar estos pequeños dispositivos, ya que de otro modo pueden provocarte infecciones o lesiones en los ojos. Por eso, aquí te damos 10 consejos para cuidar tu vista cuando usas lentes de contacto.

1. Lávate y sécate bien las manos antes de manipular los lentes de contacto. Usa un jabón sin aroma, ya que los que tienen perfumes y aceites pueden dejar una capa en tus manos que pase a los lentes y luego te causen irritación. Asimismo, mantén tus uñas cortas para evitar dañarlos o lastimar tu ojo mientras te los colocas.

2. No uses agua de la llave para lavar los lentes de contacto, ni los enjuagues con saliva (ambas contienen bacterias que pueden causar infecciones peligrosas). Tampoco uses agua con sal preparada en casa, porque también puede generar infecciones.

3. Usa las soluciones de limpieza de lentes recomendadas por tu oftalmólogo u optometrista, y sigue las instrucciones de uso y almacenamiento al pie de la letra.

4. Minimiza el contacto de tus lentes con el agua: quítatelos antes de ir a nadar o de tomar una ducha caliente.

5. Si te vas a maquillar, hazlo después de ponerte los lentes de contacto.

6. Si tus lentes de contacto no son desechables, lávalos y desinféctalos para su próximo uso cada vez que te los quites.

7. Mantén limpio el estuche donde guardas los lentes de contacto. Lávalo con la misma solución especial (no los laves con agua), y déjalos vacíos y abiertos para que se sequen al aire.

8. Reemplaza los lentes (y los estuches que los contienen) tal como te lo indique el oftalmólogo u optometrista.

9. Ve a chequeos de tus lentes de contacto intermitentemente. Los que están viejos y no se ajustan bien a tu ojo pueden lastimar la córnea o causar el crecimiento de vasos sanguíneos dentro de la misma.

10. No uses gotas para los ojos cuando tengas puestos los lentes, a menos de que sean específicas para el tipo de lentes de contacto que usas y te las haya recomendado el especialista. Si te recetó gotas medicadas, espera a que pasen 30 minutos después de aplicártelas para ponerte los lentes de contacto.

Por otro lado, hay algunos lentes que debes quitarte antes de irte a dormir, ya que no se recomienda que te duermas con ellos. Consulta con tu oftalmólogo u optometrista acerca de los cuidados especiales que debes de tener de acuerdo el tipo de lentes de contacto que has elegido.

Recuerda que existen diferentes tipos de lentes de contacto que pueden adaptarse mejor a tu condición y a tus costumbres, los flexibles, los rígidos y los híbridos, por ejemplo, y que los lentes cosméticos también deben ser indicados por un oftalmólogo u optometrista, ya que los que se venden en tiendas de disfraces o por Internet son peligrosos, pues pueden causarte infecciones y daños permanentes en la vista.

También ten en cuenta que si tienes con frecuencia infecciones en los ojos, alergias severas, ojos secos o trabajas en un lugar polvoriento, no eres un candidato para usar lentes de contacto. En esos casos, habla con tu especialista sobre otras opciones para disfrutar de una buena visión, de manera cómoda y segura.

Por último, no te olvides que es importante que visites al oftalmólogo con la frecuencia y regularidad que se te indica, para que pueda chequear si la salud de tus ojos se mantiene estable o si es necesario que hagas algún cambio en tu tratamiento.

Fuente: www.vidaysalud.com